Trabajos en cubierta, lo importante es bajar con vida

Introducción a TRABAJOS EN CUBIERTA LO IMPORTANTE ES BAJAR CON VIDA

En la edición de agosto de 2019 el INSST elaboró un artículo titulado “Trabajos en cubierta: lo importante es bajar con vida”. Desde VERTIPROTECT S.L.U. hemos analizado el texto y hemos valorado la importancia de la misma.

El texto comienza haciendo unas aclaraciones previas en las que se nos manifiesta el objetivo de asentar las pautas o procedimientos a seguir para evitar caídas de altura cuando se realizan trabajos de reparación y mantenimiento de cubiertas. No hace una distinción de riesgo según el trabajo a desarrollar en las cubiertas, sea de construcción o de mantenimiento. El riesgo siempre lo considera igual, siempre será crítico.

Se hace una distinción entre promotor, titular del edificio y contratista:
· Promotor: Persona física o jurídica por cuenta de la cual se realicen las actividades. Asume el coste de la obra.
· Titular del edificio: Persona jurídica o física que gestiona o pone a disposición de las empresas y trabajadores el edificio cuya cubierta se trabajara.
· Contratista: Asume ante el promotor/titular del edificio la realización de los trabajos en cubierta.

En este punto incide en que las tareas en cubiertas solo podrán realizarlas trabajadores que cuenten con la capacitación y formación adecuada.

En el caso de los contratistas, se manifiesta que los autónomos tienen las mismas obligaciones que cualquier trabajador por cuenta ajena, ya que están sometidos a los mismos riesgos y por lo tanto seguir el mismo procedimiento que el que marcase una empresa en sus actuaciones.

En caso de las subcontrataciones, el intercambio de información es esencial para prevenir todos los riesgos posibles en una actuación.

Por ello como hemos podido observar, no se hace una distinción respecto al nivel de responsabilidad y praxis a tener en cuenta a la hora de realizar un trabajo en cubierta. La formación e información es esencial, pero aun mas importante es seguir las pautas paso a paso de los procedimientos de trabajo en cubiertas para prevenir cualquier posible riesgo de caída.

Se hace referencia a que los trabajos donde las personas sufren accidentes graves o fallecimientos por realizar actividades: aislamiento e impermeabilización, reparación de goteras o filtraciones, sustitución de tejas o placas de la cubierta, sellado de juntas, limpieza de chimeneas y canalones... trabajos muy comunes y cotidianos, que realizan empresas o autónomos de forma habitual y que por ende son peligrosos para los trabajadores.

La mayoría de los accidentes se producen en cubiertas no transitables, que especifica, que son cubiertas donde solo debe acceder personal especializado que tenga todos los métodos de seguridad necesario. Las características de estas cubiertas es que son inclinadas, sin fácil acceso y sin protección colectiva ni dispositivos de anclaje, donde puede haber zonas frágiles no transitables como lucernarios o claraboyas.

Una de las notas de interés y que pone relevancia el informe, que los trabajos en cubierta se caracterizan por su baja definición técnica, de corta duración y de presupuestos modestos.

Quien los encarga (promotor/titular) no tiene conocimiento de la materia y los contratistas tienen limitados recursos y escasa sensibilización con los riesgos a los que se exponen, incluso a veces, no tienen la experiencia necesaria para el desarrollo de las taras. Por lo que extraemos, de que hay un desconocimiento habitual por ambas partes. Unos por no saber qué tipos de trabajadores son los que deben contratar y tener en sus inmuebles las medidas colectivas e individuales instaladas para trabajar en su cubierta y otros por no tener la concienciación ni formación en los equipos a utilizar para poder trabajar de forma segura y la falta de formación e información, muchas veces motivada por el poco interés que tienen para llevar cabo el procedimiento seguro de trabajo, bien porque están empeñados en trabajar a “su forma” por haberlo hecho siempre así, o bien, por excusarse en más agilidad de trabajo y rapidez para terminarlos. Todo ello incrementa más el riesgo de tener accidentes.

Para concluir este primer análisis, debemos destacar de este maravilloso informe:

· El objetivo del mismo es la de establecer unas pautas que deben seguir todos los trabajadores que realicen trabajos en cubiertas para disminuir al máximo la posibilidad de sufrir alguna caída a distinto nivel por desarrollar estos trabajos.

· Siempre existirá el mismo riesgo al trabajar en una cubierta, sin hacer distinción de qué tipo de trabajo se desarrollará sobre la misma. El riesgo siempre será presente y el resultado de caída es crítico.

· Las distintas figuras que intervienen esta relación son el promotor, que suele coincidir con la figura del titular del edificio, y el contratista, que realizara el trabajo, tienen ambas su responsabilidad importante a la hora de que no se produzcan accidentes. Como se ha comentado, unos deben tener las medidas preventivas instaladas en su cubierta y los otros, tener la formación y los equipos procedentes para desarrollar el trabajo.

· Todas las partes están obligadas a llevar a cabo las medidas preventivas para que el trabajo en la cubierta sea seguro.

DEJA UN COMENTARIO

  Acepto la política de privacidad
AUTOR
Autor del blog SAME - Mejorando el espacio

Somos una empresa formada por profesionales y especialistas en trabajos verticales, comprometidos con el trabajo bien hecho y el amor por los detalles.

Desarrollamos trabajo de albañilería, soldadura, fontanería, mantenimiento, reparación y pintura, principalmente sobre edificios, naves o casas particulares.

SÍGUENOS
La seguridad nuestra mayor preocupación
Protección de altura