Presupuesto
  • Anticaídas retráctiles
    ANTICAÍDAS RETRÁCTILES
    Qué son los anticaídas retráctiles. De qué partes está formado un anticaídas retráctil.
    Qué tipo de arneses anticaídas retráctiles existen. Qué normativa aplica a los anticaídas retráctiles.
    Revisión de los anticaídas retráctiles.

ANTICAÍDAS RETRÁCTILES

Los anticaídas retráctiles son los dispositivos anticaídas regulados por la norma UNE-EN 360:2002, que tienen la cualidad de llevar a cabo un bloqueo automático en el momento que detecta que se ha producido una caída. Su funcionamiento es similar al de los cinturones de los automóviles, que retienen y reaccionan al detectar un cambio brusco de fuerza y velocidad de desplazamiento.

Los anticaídas retráctiles tienen la cualidad de mantener siempre la tensión del cable, cinta o cuerda y de recogerse de forma automática en el momento en el que el trabajador deja de usarlo. Importante destacar que no debe de soltarse el mosquetón de conexión con el arnés de seguridad, ya que la fuerza de recogida de un anticaídas retráctiles puede ser muy grande, pudiendo hacer un daño en el sistema de funcionamiento interno del elemento en el caso de que no se acompañe la recogida del cable, cinta o cuerda por medio de un cordel auxiliar.

Anticaídas retráctiles

Los objetivos de un anticaídas retráctil son:

  • • Frenar la caída a distinto nivel.
  • • La distancia de caída en vertical sea la menor posible.
  • • La fuerza cinética que genere la caída no sea lo suficientemente violenta como para dañar al accidentado.

Los anticaídas retráctiles son dispositivos importantes que ayudan mucho a los trabajadores que realicen trabajos en altura como:

  • • Trabajos en cubiertas.
  • • Trabajos en planos inclinados.
  • • Trabajos en estructuras metálicas.
  • • Trabajos en andamios.
  • • Trabajos en máquinas elevadoras.
  • • Trabajos en espacios confinados.
  • • Trabajos en escaleras de acceso.

TIPOS DE ANTICAÍDAS RETRÁCTILES

Anticaídas retráctiles

Podemos clasificar los anticaídas en tres grandes familias:

Otra clasificación que podemos realizar dentro de la ya explicada anteriormente y que es la mas general, la que diferencia los anticaídas retráctiles según el factor de caída en el que permiten al usuario trabajar y su función es efectiva. Cada anticaídas retráctiles está pensado para trabajar en unas determinadas condiciones de trabajo y por ello los riesgos a prevenir y los factores de caída van a ser siempre diferentes y particulares:

Tras estas grandes clasificaciones según el material del elemento de amarre y el tipo de factor de caída según el trabajo a desarrollar, hay otras clasificaciones ya teniendo en cuenta características y condiciones específicas del trabajo:

Anticaídas retráctiles

Es muy importante tener en cuenta que los anticaídas retráctiles son EPI y por lo tanto su uso será individual y personal. Son elementos los cuales solo pueden ser conectados a un operario durante una situación de traba n y no a mas de uno. Tampoco puede conectarse el anticaídas retráctil a una cuerda o elemento de amarre que haga de extensión de la longitud.

LAS PARTES DE LOS ANTICAÍDAS RETRÁCTILES

Por lo general y de forma común, los anticaídas retráctiles se componen de los siguientes elementos o partes:

  • Indicadores de caída o conectores: El indicador de caída establece si se ha producido o no una caída y por lo tanto si el anticaídas retráctil estará operativo y en pleno funcionamiento. Los mosquetones son los elementos de conexión al arnés de seguridad del usuario. Los mosquetones son dispositivos de seguridad regulados por la norma UNE-EN 362:2005 de clase B, que son los normales de acero o aluminio con cierre de rosca, doble o triple acción o también por los de tipo clase T, ya que necesitan una doble acción para desbloquearlo e incorporan un eslabón giratorio y testigo de caída.
  • El extremo: Son los puntos del anticaídas retráctil donde se producirá la unión del elemento de amarre o absorbedor de energía (según modelo) con el mosquetón.
  • El absorbedor de energía: en el caso de que el modelo del anticaídas retráctillo incorpore, la función del mismo es la de acompañar la detención de la caída de una forma progresiva y decreciente, disipándola y no permitiendo una parada violenta, cuyo impacto pudiese generar un daño en el usuario. Lo normal es que lo lleven incorporado los modelos de anticaídas retráctil que permitan trabajar tanto en factor 1 como en 2.
  • Asa de presión: Es el elemento plástico auxiliar del anticaídas retráctil que recubre el final del cable del elemento de amarre y que ayuda a maniobrar una acción de desbloqueo de un anticaídas retráctil que ha sufrido una recogida defectuosa.
  • Canaleta de salida y muelle de desbloqueo: en la canaleta de salida se ubica el orificio por donde sale el cable o cinta del anticaídas retráctil. en algunos modelos de anticaídas retráctil hay un cepillo interior que lo recubre y actúa de guía y de protección contra la fricción que genera el cable o la cinta durante su uso. El muelle de desbloqueo en cambio, es el mecanismo auxiliar que tienen los retráctiles para desatascarlos en caso de que se haya producido una mala recogida y quede bloqueado.
  • Cárter de protección: Es la caja o cajetín que congrega el mecanismo de extensión y recogida del elemento de amarre del anticaídas retráctil. Además, actúa como protección de este mecanismo. Es una carcasa que se divide en dos caras unidas o ensambladas por medio de tornillos de montaje.
Anticaídas retráctiles
  • Anillo de anclaje: es el elemento situado en el otro extremo opuesto al mosquetón por el cual se permite la conexión mediante otro mosquetón del anticaídas retráctil a un punto de punto de anclaje que soporte como mínimo 12 kN. de carga por usuario según norma UNE-EN 795:2012. El anillo de anclaje podrá ser fijo o giratorio.
  • Etiqueta identificativa: Es la identificación del anticaídas retráctil donde pueden leerse los datos que identifican al dispositivo: Fabricante, modelo, norma, N.º serie, N.º lote, fecha de fabricación, referencia, pictogramas de uso, marcado CE …

LA INSPECCIÓN PERIÓDICA DE LOS ANTICAÍDAS RETRÁCTILES

Siempre que se produzca un accidente, deberá retirarse el anticaídas retráctil y enviarse a la empresa fabricante o a un SAT (Servicio de Asistencia Técnica) para que haga una revisión funcional, visual y mecánica en profundidad, que pueda y esté formado y autorizado para abrir el cárter y comprobar el estado de su mecanismo después de haberse producido un accidente. También puede darse la necesidad de sustituir piezas y llevarse a cabo una limpieza de los mecanismos internos del anticaídas retráctil.

La evaluación y revisión también abarca los elementos exteriores del anticaídas retráctil para comprobar el estado del elemento de amarre, mosquetón, testigo de caída y absorbedor de energía, en el caso de que el modelo del anticaídas retráctil lo tuviere.

Por lo tanto, solo las personas competentes, formadas y autorizadas por el fabricante del modelo del anticaídas retráctil pueden llevar a cabo las inspecciones. Como todos los EPI, las inspecciones deben ser periódicas, como máximo no pueden superar periodos de 12 meses desde la fecha de primer uso o ultima inspección, o incluso ser más frecuente en función de la intensidad de uso y del ambiente laboral en el que esté instalado el anticaídas retráctil, siempre en base a los preceptos que marca la norma UNE-EN 3365:2005.

El resultado de las inspecciones puede ser:

  • POSITIVO: No hay ningún aspecto negativo relevante a señalar y el anticaídas retráctil puede seguir siendo usado y activo, sin necesidad de envío a un centro de inspección o SAT, o directamente al fabricante.
  • INSPECCIÓN CON DEFECTOS CRITICOS SUBSANABLES: la inspección señala o detecta daños, defectos o desgaste de los componentes del anticaídas retráctil. El anticaídas retráctil deberá retirarse de una puesta en uso o funcionamiento y enviarse a un SAT autorizado por el fabricante, el cual realizará una inspección mas en profundidad y llevar a cabo la sustitución o reparación de las piezas o si es necesario, retirar el anticaídas retráctil definitivamente de su servicio.
  • NEGATIVO: No puede realizarse la inspección debido a que los daños que ha sufrido el anticaídas retráctil son más graves que los informados y debe retirarse el servicio inmediatamente sin necesidad de enviarlo a un SAT. Estos daños o defectos sin insubsanables. Ejemplos de daños insubsanables son:
    • o Corrosión de los elementos mecánicos y partes del retráctil.
    • o Defectos de funcionamiento.
    • o Deformación del cárter.

Otro de los puntos, que debe revisarse y no es menos importantes que los aspectos mecánicos de los anticaídas retráctiles, es la verificación y perfecto estado de la legibilidad de los datos de la etiqueta identificativa:

  • • El pictograma que indica que los usuarios deben de leer la información que suministra el fabricante en su manual de instrucciones.
  • • Las condiciones de uso o trabajo en las que debe utilizarse o es indicado el anticaídas retráctil, como por ejemplo el tipo de factor de caída.
  • • Referencia que da el fabricante para identificar el modelo o tipo de anticaídas retráctil.
  • • La norma europea normalizadora que hace referencia al equipo, en este caso UNE-EN 360:2002.
  • • El marcado CE conforme a la legislación europea.
  • • La identificación del fabricante.
  • • Longitud del cable, cinta o cuerda según el modelo.
  • • N.º serie.
  • • N.º de lote.
  • • Año de fabricación.
  • • N.º del Organismo Notificado que ha certificado el equipo.
Anticaídas retráctiles
Anticaídas retráctiles

En caso de que la etiqueta identificativa del anticaídas retráctil esté en mal estado de conservación o a punto de despegarse, el usuario o revisor, puede escribir los datos en el plástico del cárter para conservar la identificación, hasta que la marca pueda recuperar una nueva pegatina identificativa con los mismos datos.

La verificación del sistema de recogida del anticaídas retráctil a lo largo de la longitud del elemento de amarre, se hará mediante tirones manuales y rápidos. En caso de que el anticaídas retráctil no funcione en su recogida o en su bloqueo, la inspección es negativa. Son situaciones donde no supera la revisión, pero son subsanables mediante una intervención mecánica son:

  • • Dispositivo anticaídas retráctil está totalmente bloqueado.
  • • Dispositivo anticaídas retráctil tiene dificultad de recogida por falta de fuerza.
  • • Dificultad del elemento de amarre del anticaídas retráctil para la acción de desenrollado.
  • • Bobinado del elemento de amarre parcial o lento.

En los casos donde el elemento de amarre del anticaídas retráctil se suelte de forma accidental. Se produce una recogida a toda velocidad, puede llegar a provocar un bloqueo mecánico del mismo. Para desbloquearlo, deberemos agarrar el anticaídas retráctil por el asa y presionando contra el muelle en movimientos lentos y repetitivos, se desbloqueará el mecanismo de recogida y se podrá recoger y desenrollar de nuevo el elemento de amarre.

Fiabilidad, eficacia y profesionalidad
Protección de altura